Abelinda

15 de mayo de 2012

Y la historia se repite, Marikinda empezó a perder lunares, y yo barre que te barre lunares, así que ni corta ni perezosa decidí darla una compañera de altos vuelos, y así fue como llegó volando volando la linda Abelinda



Compartieron flores y secretos, pero a Abelinda la gustaba picar de flor en flor...



Y una mañana Abelinda tan alto y tan lejos voló que no volvió y la pobre Marikinda sola se quedó.

Y colorín colorado...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Me gustaría saber tu opinión